jugadahp

Siempre las derrotas vienen acompañadas con el sufrimiento. Sin embargo a pesar que los Indios del Bóer fueron eliminados anoche por los Gigantes de Rivas 3-1, hubo muchos factores que menguaron la pérdida: Una afición que acompañó en las semifinales al equipo, un show espectacular de Everth Cabrera en el campo corto, un pitcheo que socó en todo momento, y aunque el bateo se congeló, existieron destellos que llenaron de emoción a los fanáticos como el cuadrangular de Janior Montes.

Faltó fortuna, el factor suerte no estuvo del lado del Bóer. En el tercer episodio un balk de Cruceta y un choque entre Campbell y Frías, evitaron un doble play, por ende facilitaron dos carreras, que terminaron pesando en el marcador final. El ganador del partido fue Carlos Teller, quien tras seis entradas permitió una carrera limpia. Salvó Jonathan Aristil y perdió Francisco Cruceta. 

En esta serie de semifinal el Bóer no salía como favorito, no obstante, se ganó con mucha autoridad el primer encuentro y se congeló al bateo explosivo sureño.

Montes

No fue una noche cualquiera, fue una en la cual el Bóer funcionó en todas sus facetas. El pitcheo, el bateo oportuno y la seguridad en la defensa. La Tribu derrotó 2-1 al Rivas en su casa. Esos son los golpes que duelen, cuando el rival llega a tu casa y te destroza, brinda señal de advertencia como ocurrió ayer. El Bóer no salía como favorito, pero un pitcheo antológico de Francisco Cruceta, un juego decidió por un jonrón del héroe inesperado: Janior Montes, un out clave desde el jardín derecho con Javier Robles y un relevo matador de Elvin García. Éste Bóer hace temblar a cualquiera, incluso a los favoritos en teoría, porque en la ejecución se vio algo diferente.

Durante el cuarto episodio, después de que Ofilio Castro y Juan Carlos Urbina fueran dominados, el Bóer no se dio por vencido… Llegó con dos out Vladimir Frías, conectó imparable y luego Janior Montes, el caballero del equipo desató su furia sin control, haciendo añicos la pelota del “as” José Rosario. Con el partido 2-0, Cruceta seguía lanzando cero tras cero a los Gigantes convertidos en diminutivo.

En el octavo inning hubo peligro para la Tribu. Tras el hit impulsador de Donell Linares, Luis Allen había conectado un elevado al jardín izquierdo con hombre en tercera y un out. Todos en silencio, la carrera del empate parecía llegar a su destino, sin embargo, el Bóer es un equipo que juega con el corazón, Javier Robles lo demostró una vez más. Lanzó un cohete con su brazo para dejar fuera en el plato a Abercrombie. Y en el noveno inning, el zurdo Elvin Ramírez llegó implacable. Tres rivales, tres ponches, defendiendo a capa y espada el triunfo Indio.

Ganó el Bóer y hoy sigue la serie en Managua a las 4:00, se rifará una moto y todos los que presenten su boleto del miércoles recibirán un 50 porciento de descuento en su nuevo boleto. 

CABRERR

Una vez más, los Indios del Bóer cumplen a su afición. Anoche en un partido de cambios constantes, la Tribu logró empequeñecer a los Gigantes de Rivas. El Bóer no solo consiguió el triunfo que necesitaba para avanzar a las semifinales, sino que también fue un claro aviso para los sureños de lo que la artillería capitalina puede ocasionar si se ven las caras en las semifinales. 10-6 fue el marcador final a favor de los Indios, ganando Jorge Bucardo en relevo y teniendo a un Everth Cabrera explosivo junto a Arnol Rizo, conectando dobles en momentos oportunos. Así el Bóer cierra hoy el calendario regular jugando en casa (6:00 p.m.) contra los Tigres de Chinandega.

Los Indios del Bóer ya se habían clasificado con la derrota del Oriental contra los Tigres, pero eso no hizo que bajaran la guardia, sino que deseaban demostrarle a la afición la capacidad que poseen de reaccionar en los momentos importantes. En el inicio del encuentro los errores propiciaron la primera carrera del Bóer en las piernas ágiles de Everth Cabrera, quien se embazó por hit al jardín derecho con un out. Posteriormente Winston Dávila impulsó dos carreras más para los capitalinos y se colocaron 3-2, tras la respuesta que habían tenido de los Gigantes.

Y luego de estar 4-4 en el séptimo episodio, la Tribu se soltó, definió el marcador y se convirtieron en finalistas. Maykel Cáceres no jugó anoche, mientras era líder de los bateadores (.400), sin embargo Wuilliams Vásquez tomó ventaja (.403), sin embargo el suspenso terminará esta noche en la capital. Cáceres tiene la oportunidad de arrebatarle la triple corona Vásquez.

REFUERZOS

Este jueves los Indios del Bóer se reforzaron con el lanzador Róger Luque y el jugador del infield Ofilio Castro. El zurdo Luque le dará fortaleza a la rotación capitalina, mientras que Castro brindará bateo y seguridad a la defensiva. Ambos serán piezas claves en manos del mánager Juan Padilla, quien en declaraciones reciente indicó: “Son dos jugadores muy buenos que nos ayudarán. Trataremos de dar lo mejor de nosotros para avanzar a la serie final”.

Ofilio Castro: Fue el segundo mejor bateador del Oriental. Su promedio de .341 con 58 imparables en 170 turnos lo convierten en un hombre de peligro. Castro pegó cuatro cuadrangulares, empujó 29 carreras, cometió solamente cuatro errores en 40 juegos y su OBP fue de .394. Hablar de Ofilio es describir a un pelotero que ha marcado la diferencia en nuestro país y pilar fundamental de la Selección Nacional.

Roger Luque: Fue el lanzador que consiguió más victorias por el Oriental de Granada. Ganó cinco partidos y perdió cuatro, permitió 72 imparables, nueve dobles y tres triples, cinco jonrones en 59 entradas lanzadas. Luque ponchó a 37 rivales y brindó 31 bases por bolas, teniendo una efectividad de 5.64, la cual no muestra su calidad, es como un espejismo, porque Luque cuando tuvo que meter el brazo y dar lo mejor de sí bajo presión lo hizo. Su experiencia será fundamental. 

boer45.jpg

Todos los caminos conducen a las semifinales. El Bóer tiene las probabilidades a su favor para clasificar a las semifinales. Las rutas están de su lado: depende ellos mismos, ganando uno de los tres partidos restantes la Tribu se estaciona en la siguiente etapa, y en el peor de los casos, perdiendo los tres encuentros restantes y que el Oriental sea derrotado en uno de los tres duelos que quedan por jugar en la temporada, también le da el boleto de la clasificación al Bóer. Y si los capitalinos fallaran y el Granada respondiera, aún así hay otra oportunidad en un juego extra, es decir, tener a los mimados de la capital en la ronda venidera es cuestión de tiempo.

 Como escribió hoy en el Nuevo Diario, Edgar Tijerino considerado el mejor cronista deportivo que ha producido Nicaragua: “¿Un milagro? No es descartable pero pies en tierra, se considera poco probable. Cerrar ganando tres juegos mientras el Bóer pierde otros tres para forzar una batalla extra, no ilusiona al mánager del Oriental Omar Cisneros. Se lo impide el realismo, aunque este es un béisbol muy próximo a lo imprevisto en el que hemos visto fabricar victorias desde la nada. La derrota de anoche por 9-3 frente a los Indios  fue dolorosa y casi destructiva. La posibilidad se agrietó desde muy temprano y el Bóer, obviando vacilaciones de última hora, supo manejar esa ventaja, defendida por el pitcheo de seis ceros consecutivos de Fidencio Flores. Granada durmió con sus esperanzas rotas.

Y es que la Tribu respondió cuando más se le necesitaba anoche frente al Oriental. Lograron conseguir una victoria 9-3, teniendo como hombre elemental en el pitcheo al leonés Fidencio Flores (3-2). Con este triunfo el Bóer se coloca a dos juegos de los Gigantes, en otras palabras, todavía se puede escalar al peldaño del segundo lugar.

2015 Todos los derechos reservados Empresa Deportiva Boer S.A