boer rivas

Se logró el primer objetivo, el cual era avanzar a etapa de los cuartos de final del Campeonato de Beisbol. Ahora toca vencer sin pautas al conjunto de Rivas, quienes en teoría son inferiores, sin embargo el beisbol es un deporte tan cambiante como la vida misma. No hay que confiarse en ningún momento como lo dijo el mánager Ronald Tiffer, por más que se tenga al pitcher más ganador como es Róger Marín, al mejor empujador como es Juan Carlos Urbina, al más jonronero como es Jordan Pavón y  al mayor hiteador como es Javier Robles, eso no bastará, sino que se debe jugar con el corazón en la mano, siguiendo paso a paso las orientaciones y enfocados en cada detalle del partido.

Los Indios del Bóer se han convertido en el mejor equipo del Campeonato y por eso este miércoles a las 6:00 p.m. en el Estadio Nacional de Beisbol Denis Martínez el público capitalino debe responder, deben alentar a sus muchachos que se han partido el lomo a lo largo de 112 partidos desgastantes, llenos de dramas, emociones y llantos. El estadio deberá lucir floreciente de aficionados, aprovechando las promociones que la directiva siempre piensa en beneficio del fanático, ¿Dónde estará el jugador 10? En las gradas gritando viva el Bóer.

El Rivas logró sorprender al barrernos en la primera vuelta, pero en la segunda se dio la venganza al clavarles 3-1, sin embargo ahora se debe volver a impactar y seguir la racha de inamovibles para alcanzar el título este año. Ya el mánager Ronald Tiffer lo dijo: “Somos favoritos ¿Confiados? No, ¿Seguros? Sí. 

boer

robles 750x500

Terminó la segunda etapa del Campeonato de Primera División Germán Pomares Ordóñez y el Bóer una vez más cumplió sin objeciones, un equipo destinado a la gloria no puede hacer otra cosa más que imponer su poderío a base de consistencia e integralidad, al terminar siendo el conjunto más ganador de la segunda vuelta al finalizar con 30 victorias y 14 derrotas, la tropa capitalina dejó contenta a su afición y ahora esperan  recibir al Rivas en los cuartos de final. Más allá de eso, haciendo una radiografía de lo más destacado del conjunto, se colocan en el tapete cuatro nombres que evocaron el desenfreno público en el beisbol: Javier Robles, Juan Carlos Urbina, Roger Marín y Jordan Pavón. 

ROBLES, CERCA DE LO IMPOSIBLE

Este muchacho Javier Robles logró acechar dos récords complicados, primero el de llegar a 100 carreras anotadas, decirlo suena sencillo, pero alcanzarlo es como caminar sobre campo minado. Robles se convirtió apenas en el tercer jugador de la historia en llegar a esa cifra. Antes de él solamente Julio Medina quien anotó 103 carreras en el año de 1993 y Arnol Rizo, dueño del récord de 110 impuesto en el 2014. No obstante, Robles no solo rindió como primer bate anotando, sino que con su madero efectivo se acercó peligrosamente a la marca de David Green de 156 imparables colocada en 1978 ¿Se imaginan haber visto caer una marca de tanta longevidad? Robles finalizó en 153 imparables y muy cerca de él Renato Morales (150). 

JUAN CARLOS URBINA, UN BATEADOR EFECTIVO

Desde que sufrió una transformación milagrosa, Juan Carlos Urbina siguió con un ritmo ascendente durante esta campaña. Llegó a sacar en los archivos la mejor marca de carreras empujadas que es de Ernesto López con 117 impulsadas logradas en 1978.  A pesar de no romper el récord, Urbina se convritió en el segundo bateador en la historia con más carreras impulsadas con 112. Este año fue de maravilla para Urbina, debido a que también arribó a los 100 jonrones con bate de madera. 

JORDAN PAVÓN, PODER JUVENIL

Todo mundo piensa que Jordan Pavón vale oro después de terminar con 25 jonrones y quedar a una empujada de los 100. Jordan Pavón instauró un nuevo récord con bate de madera desde que Dwight Britton había conectado 22 jonrones  en aquella temporada del 2014. El último jonronero de verdad en el Bóer había sido Jorde Luis Avellán. 

MARÍN, VALIENTE PURO

No inició tan explosivo pero poco a poco fue cultivando triunfos, Marín ganó el reconocimiento de más victorias en una campaña con 17. 

IMG 20160909 WA0002

El as del equipo capitalino fue reconocido por la Junta Directiva del Bóer por haber conseguido llegar a la cifra impresionante de 100 victorias, convirtiéndose en un referente Bóer. Además ayer en el tercer encuentro ante Matagalpa siguió vistiéndose de gala al vencerlos y llegar a 17 victorias, siendo el líder indiscutible. Asimismo, Jordan Pavón continuó con su ritmo imparable de jonrones colocando un nuevo récord con 23 jonrones con bate de madera.

Marín lanzó ocho entradas permitiendo solamente tres imparables y le ganó la batalla a Wilfredo Amador. Entretanto el jonrón de Pavón sucedió en el quinto inning mientras lanzaba Rigoberto Martínez.

Con esta victoria el Bóer sigue en la cúspide con 27 victorias y  derrotas, detrás está la Costa Caribe y León sus más cercanos oponentes. 

jordan

En el balance de las consideraciones previas, el artillero Jordan Pavón no se imaginaba que este año sería mejor que todos en los cuadrangulares, estamos hablando de que existen jugadores catalogados con grandes cuotas de poder como Dwight Britton quien hasta el sábado tenía el récord de jonrones con bate de madera, el cual lo había impuesta en el 2014 en uno de sus mejores momentos.

Sin embargo, Pavón ha rotó con todos los pronósticos, se ha enfocado a ser mejor cada día y no se conforma con nada, el muchacho sale en cada partido a desforrar la pelota y el día sábado ante Matagalpa y el pitcheo de Rigoberto Martínez, tronó en el quinto episodio, colocando su nombre en la historia, y el día siguiente, el domingo frente a Ariel Down en Matagalpa lo castigó en el cuarto episodio, y en el octavo innings, Carlos Rayos sufrió otra embestida de Pavón, mandando la pelota a las tribunas. El joven arribó a 25 cuadrangulares, esperando extenderla frente a Chinandega en la última serie.  

Ahora Pavón es el nuevo bambino con bate de madera ¿hasta dónde llegara?

Marín para web

Róger Marín es el nuevo miembro del exclusivo club de ganadores de 100 juegos, una lista cargada con varios de los mejores lanzadores de todos los tiempos de nuestro beisbol y que es una distinción reservada para tiradores con una mezcla de calidad y durabilidad,  tanto así que auténticos dinosaurios como Julio Moya y Adolfo Álvarez, no la pudieron alcanzar por lesiones que acortaron sus carreras.Marín ha tenido la bendición de disponer de un brazo saludable y obediente. Con el  paso del tiempo ha enderezado su vida y su carrera. El chavalo impetuoso que asomó con 20 años de edad en el beisbol superior, es ahora un profesional consumado de 36 años, que por cada milla perdida de velocidad en su brazo, la ha compensado al doble con experiencia y sabiduría en la colina.

Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en Managua con el Bóer, aunque fue con Granada que logró el primero de sus triunfos  el sábado 26 de octubre del 2002, como relevista en la Gran Sultana. El número 100 lo consiguió el pasado sábado 3 de septiembre del 2016 como abridor en León. En estas dos históricas victorias de Marín, los felinos fueron la víctima.

Marín es el cuarto tirador que llega a 100 éxitos con el uniforme del Bóer, detrás de Barney Baltodano, Diego Sandino y Álvaro López. El actual “as” del Bóer se distingue entre los ganadores de 100 partidos por su alto porcentaje de éxito. Solo Sergio Lacayo con .750 y Porfirio Altamirano con .709, tienen un mejor balance que Marín, quien con 100 victorias y 47 derrotas, presenta un porcentaje de éxito de .680.

 Nota tomada del Diario La Prensa. 

 

2015 Todos los derechos reservados Empresa Deportiva Boer S.A