urbian

El poder del madero de los Indios del Bóer y la experiencia de los "viejos zorros" del pitcheo de carazo propiciaron el empate en la serie de mucha intensidad. Los cambios repentinos de mandos y saltar del cielo al infierno en un abrir y cerrar de ojos fue evidente. El Bóer ganó con clase y autoridad el primer desafío (11-8) con Róger Marín consiguiendo su segundo triunfo, luego la Tribu volvió a desarmar al Carazo al ganar por la vía del nocaut en el segundo duelo. Fueron siete episodios de caos para los visitantes, ahí la Tribu rindió homenaje al Estadio Nacional y se inspiraron: 10-0 fue el marcador final con Javier Robles conectando su segundo cuadrangular. Posteriormente, en los dos últimos desafíos la trayectoria de Freddy Corea y Diego Sandino sacaron a flote al Carazo para igualar la pizarra. Ambos partidos donde cayeron los los capitalinos finalizaron 3-1.

Por el Bóer durante esta serie destacaron Juan Serrano, quien empató a Marín con dos victorias. Serrano con 90 lanzamientos solamente permitió cinco hits y ninguna carrera, dando una base por bolas, lo cual habla mucho de su control. Juan Carlos Urbina sigue demostrando su fuerza, en esta serie llegó a dos jonrones, al Carazó se lo conectó con bases llenas e impulsó siete carreras. Las pautas de su progresión son señales a la vista de todos.

Los Cafetaleros resurguieron desde la tumba en el tercer juego con Corea, permitiendo una carrera en seis entradas. Asimismo aprovecharon el bateo constante de Yasmil Hernández y Elmer Espinoza. Mientras que en el último encuentro Diego Sandino sacó juventud de su pasado para amarrar a la feroz artillería. La única carrera capitalina fue por el jonrón de Janior Montes.

348cd4da7cdd9cdc2f3d8d298a5979ba

No hay equipo pequeño en el deporte. Una vez más quedó demostrado. Los Indios del Bóer lograron salir airosos en la primera serie del Campeonato de Primera División Germán Pomares Ordóñez ganando tres de cuatro partidos frente a los Gigantes de Zelaya Central. Ayer en la doble programación la tribu noqueó 10-0 en el primer desafío y un hit impulsador de Javier Robles en el séptimo episodio le dio la victoria a los capitalinos 4-3 en el segundo.

Juan Serrano llegó a su primera victoria de la campaña al lanzar seis entradas sin carreras y sólamente permitiendo un imparable, mientras que a segunda hora Darrel Leiva en relevó conseguía triunfar. Por el Bóer jonroneó Jass Vargas y Juan carlos Urbinas. Entretanto, los derrotados en Zelaya fueron Chad Patterson y Yorling Delgadillo. 

 

urbina.jpg

Juan Carlos Urbina en el 2016 se consolidó como un bateador de momentos oportunos. No sólo se encargó de hacer historia al empujar 112 carreras, la mejor marca en la historia de Nicaragua. Dejando atrás lo alcanzado por Nemesio Porras y Ernesto López con 111, debido que las 117 remolques que hizo López en 1978 fueron sumando las semifinales. Sin embargo, más allá de ese logro, Urbina ha madurado en el beisbol como él suele decir: "Cada día que voy a tomar un turno pienso en dar lo mejor para mi equipo y para mí". Con esa mentalidad fuerte y ese semblante de acero se ha convertido en un bateador temido. 

En el Pomares pasado Urbina se estacionó 396 veces en el cajón de bateo. Tuvo un promedio de .366, con 19 jonrones y también continuó su ritmo estable en la Liga Profesional al conectar 8 vuelacercas y empujar 38 carreras, siendo el líder del equipo capitaliano. Ahora estamos ante un pelotero que no baja la guardia ante ningún picheo, sino todo lo contrario, a su edad es una esponja que absorbe todo el conocimiento y pone a prueba su experiencia. 

En el Pomares anterior,  de las 112 carreras impulsadas al equipo que mayor daño le hizo fue a Chinandega con 14, Estelí con 13, Madriz 12, luego a Boaco con 10 al igual que Chontales. Mientras que al equipo que menos le empujó anotaciones fue a Zelaya Central, donde Urbina no pudo impulsar y a Nueva Segovia solamente 1.   

robles

Javier Robles, Edgard Montiel y Róger Marín se unieron para ser las figuras del partido entre el Bóer contra Zelaya Central en el inicio del Campeonato de Beisbol Superior Germán Pomares Ordóñez. La Tribu derrotó 8-1 a los de Zelaya y Marín consiguió su primera victoria del campeonato, siendo el máximo ganador de la pasada campaña, su meta de 20 victorias empieza a correr, mientras que Robles, cada vez más muestra un poder ofensivo que impresiona. Su jonrón fue con las bases llenas, reflejando que con o sin gente abordo el muchacho ha despertado su madurez beisbolística, entretanto Montiel selló la victoria con su primer cuadrangular. 

Marín lanzó siete episodios permitiendo solamente dos imparables, mientras que los jovencitos Gabriel Sánchez y Wilfredo Mirando terminaron remataron el partido. Los capitalinos conectaron 13 hits. Por Zelaya Central el derrotado fue Nelson Martínez, quien en cinco entradas permitió cuatro carreras limpias. Los dos jonrones del Bóer, tanto el de Robles como el de Montiel fueron a Pedro Dávila. Por otro lado, Juan Carlos Urbina (4-2) dijo presente al igual que Jordan Pavón (3-2) y Janior Montes (3-2). 

mrin

Si algo siempre ha tenido Róger Marín es ser siempre directo. No solamente es el líder del pitcheo del equipo Bóer, sino que siempre que salta a la colina lo hace con un espíritu incaudicable de sentirse único. Marín cerró la campaña pasada con 101 victorias. Un boerista que pasó la barrera de las 100 victorias, y para este año pretende superar a Álvaro López, quien es otro Bóerista que alcanzó 120 triunfos en aquella gloriosa campaña de 18 victorias sin derrotas. Marín no pone sus anhelos individuales sobre los colectivo. Primero piensa en el equipo. "Quiero ser campeón", dice el lanzador, y luego menciona: "Mi meta es ganar 20 juegos o más. Quiero seguir mejorando día tras día", comentó.

El "As" de la Tribu ganó 17 partidos el año anterior. Todavía no ha podido escalar el peldaño de los 20 triunfos en una temporada, pero su esfuerzo y dedicación están siempre intactas. Nunca pierde la calma para lograr sus metas. Sino todo lo contrario, pelea con los colmillos para que los objetivos le queden pequeños. Si falla una vez, vuelve a salir al montículo como si nada hubiera pasado. “El año pasado llegamos hasta la final, eso es meritorio a pesar de no coronarnos, este año esperamos llegar a la final nuevamente y ser campeones”, dijo el lanzador.

Actualmente, Marín posee 776 ponches y esa será otro departamento que aspira a elevar. "Me gustaría entrar al selecto grupo de los lanzadores con mil ponches", concluyó el líder de staff.

 

2015 Todos los derechos reservados Empresa Deportiva Boer S.A