Montes

No fue una noche cualquiera, fue una en la cual el Bóer funcionó en todas sus facetas. El pitcheo, el bateo oportuno y la seguridad en la defensa. La Tribu derrotó 2-1 al Rivas en su casa. Esos son los golpes que duelen, cuando el rival llega a tu casa y te destroza, brinda señal de advertencia como ocurrió ayer. El Bóer no salía como favorito, pero un pitcheo antológico de Francisco Cruceta, un juego decidió por un jonrón del héroe inesperado: Janior Montes, un out clave desde el jardín derecho con Javier Robles y un relevo matador de Elvin García. Éste Bóer hace temblar a cualquiera, incluso a los favoritos en teoría, porque en la ejecución se vio algo diferente.

Durante el cuarto episodio, después de que Ofilio Castro y Juan Carlos Urbina fueran dominados, el Bóer no se dio por vencido… Llegó con dos out Vladimir Frías, conectó imparable y luego Janior Montes, el caballero del equipo desató su furia sin control, haciendo añicos la pelota del “as” José Rosario. Con el partido 2-0, Cruceta seguía lanzando cero tras cero a los Gigantes convertidos en diminutivo.

En el octavo inning hubo peligro para la Tribu. Tras el hit impulsador de Donell Linares, Luis Allen había conectado un elevado al jardín izquierdo con hombre en tercera y un out. Todos en silencio, la carrera del empate parecía llegar a su destino, sin embargo, el Bóer es un equipo que juega con el corazón, Javier Robles lo demostró una vez más. Lanzó un cohete con su brazo para dejar fuera en el plato a Abercrombie. Y en el noveno inning, el zurdo Elvin Ramírez llegó implacable. Tres rivales, tres ponches, defendiendo a capa y espada el triunfo Indio.

Ganó el Bóer y hoy sigue la serie en Managua a las 4:00, se rifará una moto y todos los que presenten su boleto del miércoles recibirán un 50 porciento de descuento en su nuevo boleto. 

2015 Todos los derechos reservados Empresa Deportiva Boer S.A